Una idea podía transformarse en un negocio

Hace unos años me mudé a una casa nueva, una pequeña cabaña de troncos en Escobar. Después de la construcción y la mudanza no nos alcanzó para la conexión del gas natural ya que no pasaba por el frente de la casa y había que hacer una costosa inversión.
Fue así que los primeros inviernos nos calefaccionamos a leña con una salamandra de tiraje simple, muy efectiva pero que había que encender todos los días y a veces, en las frías noches de invierno, en mitad de la noche.
CarboListo comenzó entonces buscando solucionar un problema real, el encendido de la salamandra. Necesitábamos conseguir un encendido seguro y eficaz para no tener que repetirlo.
Buscando en internet las variantes más efectivas encontré que haciendo un tubo con diarios y poniendo leña fina alrededor y luego leña más gruesa se obtenía un encendido seguro con el denominado “efecto chimenea”.
Fui experimentando con formas y materiales y así desarrollé CarboListo, con cartón. Al ver su efectividad y sencillez seguí experimentando hasta optimizarlo para encender carbón porque me di cuenta que no había nada mejor para algo que a veces se vuelve hasta frustrante y es un producto de alta demanda.
Con eso en mente, mientras cortaba cartones en casa para mis pruebas, me di cuenta que podía ser un generador de trabajo. Empecé averiguando cómo una idea podía transformarse en un negocio a partir de comprobar por internet que no había nada igual a mi “invento”. Averiguando un poco más descubrí que podía haber métodos similares pero que las ideas y los métodos, los procesos, los procedimientos o las formas y maneras de hacer algo no son patentables. Sólo los productos son patentables.
Registré la Marca “CarboListo” y presenté la solicitud de Patente como Modelo de Utilidad en 2014. La Patente llevó 4 años de trámites y tuve que refutar la oposición de dos patentes de Estados Unidos.
En el año 2015 le otorgaron a CarboListo la categoría de “Emprendimiento verde” en el municipio de Pilar por utilizar cartón reciclado.

En 2016 fue incluído como producto innovador en el Catálogo INNOVAR del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.
En 2017 fue beneficiario de Fondo Semilla del Ministerio de Producción.
En 2018, junto a otros emprendedores amigos comenzamos la producción en Tucumán y allí el Instituto de Desarrollo Productivo nos otorgó la “Marca Tucumán”
Al principio del emprendimiento, en un encuentro de emprendedores alguien me comentó que era un producto que podía ser manufacturado por personas discapacitadas. Eso me quedó rondando en la cabeza y cuando definimos la empresa, A1PACK, que se iba a encargar de fabricar CarboListo ellos nos comentaron que trabajaban con un Taller Protegido, especializado en packaging de cartón: El Taller Protegido “Los Tilos”. Así es como pudimos cerrar el último eslabón para ser una empresa de Triple Impacto: Ambiental, Comercial y Social. Este modelo de producción lo replicamos en Tucumán trabajando con la Cotapro, Cooperativa de Talleres Protegidos. Allí llegamos de la mano de dos increíbles emprendedores, ganadores del Premio PROESUS del Ministerio de Ambiente de la Nación, Julio Marcos Robles y Máximo de la Torre.
Hemos enviado muestras a México, Ecuador, Perú, Brasil, Alemania, Uruguay, Paraguay y pequeñas exportaciones a Japón y Estados Unidos.
Te invito a conocer más de Carbolisto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *